sábado, 8 de agosto de 2009

Le cirque des puces. Se nos rompió el amor...de tanto RASCARNOS!

Esta vez es la historia de un amor que se acaba, la hiel en los labios y el amargor que recubre toda la piel, nublando la sonrisa.
El pequeño rey león, Mumut le chat, o Musifú... el adorable gatito que cuido, ha atrapado las pulgas. Dos semanas sin parar de rascarme cada noche, y a veces al despertar sin saber qué estaba pasando hasta que un amigo que vino un día a cenar me dijo que eran pulgas AAAAAAAAAAAH! qué asco! qué horror!!!
En fin, pedí a mi amigo de hacer de cazafantasmas, bien protegido y con el super spray en la mano, pulverizó hasta el último rincón de la casa. Yo he empezado también a tomar un tratamiento pero la paranoia me persigue y a veces comienzo a rascarme compulsivamente hasta hacerme heridas cuando descubro cualquier pelusa inofensiva que osa moverse por el suelo de mi salón.
Misifú por supuesto ha sido definitivamente nominado y expulsado de la casa, vagabundeando todo el día entre el jardín y un pequeño trastero que hay abajo. Por supuesto, se pasa gran parte del tiempo intentando darme pena, maullando sin parar y arañando la puerta gritando mi nombre como el buen Pedro Picapedra grita BILMAAAAAAAAAAA! (no sé si bilma es con "b" o con "v" pero lo escrito con "v" y lo veía raro). De nada le valen ya sus redondos ojos acaramelados que un día me sedujeron, ni su ronroneo cada vez que bajo al trastero, no, no, no, como dije en el título, se nos rompió el amor...de tanto rascarnos.

1 comentario:

  1. Jeje! Buena historia y muy acertado el título de la canción.

    ResponderEliminar